miércoles, 18 de enero de 2017

PROGRAMA DE RADIO SOBRE EMIGRANTES Y REFUGIADOS

El pasado 15 de enero, la Iglesia ha celebrado la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado, que este año ha estado dedicado a los niños que se ven obligados a migrar, las principales víctimas. La diócesis ha preparado varias actividades con el objetivo de concienciar sobre la situación que viven miles de personas forzadas a dejar sus hogares. Por este motivo, el lema elegido para esta edición es «Menores migrantes, vulnerables y sin voz. Retos y esperanzas».
Y es que los perjudiciales efectos de la migración en los niños que se han visto obligados a huir de su tierra con sus familias son cada vez más numerosas, convirtiéndose de manera habitual en víctimas de graves violaciones de los derechos humanos: pobreza, hambre, condiciones de vida insalubres, explotación sexual o laboral, violencia, etc.
Además, ante este fenómeno migratorio y el perjuicio que supone para tantos menores, se observa con preocupación tanto la indiferencia de muchos ciudadanos como el peligro de síndrome de fatiga ante una emergencia que no cesa pues numerosos intereses impiden que se actúe. 
 
 

LA ÓPERA UN VEHICULO DE APRENDIZAJE (LOVA)

Os dejo un ejemplo precioso de proyecto artístico, LOVA, la ópera como vehículo de aprendizaje, cuyo objetivo principal es hacer de las artes la mejor plataforma para crecer como personas.
La Ópera, un Vehículo de Aprendizaje (LÓVA) es un proyecto educativo centrado en el desarrollo emocional, social y cognitivo de los alumnos. LÓVA es un reto que abre el aula a las emociones, a la imaginación, al esfuerzo compartido y al descubrimiento y aceptación de todas las capacidades. Desde sus inicios en 2006 este proyecto experimenta un crecimiento constante gracias a docentes que encuentran en LÓVA la respuesta a sus inquietudes pedagógicas.
Es realizado por los tutoras/tutores en su aula. Mediante LOVA la clase se convierte en una compañía de ópera. Se dedica el curso escolar completo a crear, desde cero, una ópera o breve pieza de teatro musical. Los niños y niñas forman una compañía, organizada en equipos como profesionales. Escriben el libreto, diseñan decorados, componen la música, crean el vestuario, hacen la publicidad, recaudan fondos, fabrican los elementos necesarios, crean la iluminación, etc. Al final representan una ópera enteramente original y lo hacen sin ayuda de adultos. En el curso 2007-08 se crearon las tres primeras compañías de ópera.
El objetivo de LÓVA coincide con los objetivos educativos del aula y los amplía: desarrollo cognitivo, social y emocional de niños y niñas. Principalmente experimentado en primaria, ha habido docentes que lo han adaptado con éxito a otros contextos y etapas educativas. Hay tantas formas de plantear LÓVA como centros, maestras y maestros. Gracias a la visión y al trabajo de numerosos docentes LÓVA se ha adaptado a educación especial, infantil, secundaria, bachillerato, cárceles, escuelas de música y otros contextos.
 

viernes, 13 de enero de 2017

LA TRAVIATA EN EL TEATRO VILLAMARTA DE JEREZ LOS DÍAS 27 Y 29 DE ENERO

La primera producción del Teatro Villamarta que ha viajado por todo el territorio nacional vuelve en el XX aniversario del teatro para emocionar de nuevo con el título más popular de todo el repertorio, basada en una adaptación teatral del libro “La dama de las camelias”, de Alexandre Dumas. 
 

Producción del Teatro Villamarta
RAQUEL LOJENDIO – JOSÉ LUIS SOLA – JAVIER FRANCO – MARINA PARDO – JOAN CABERO – ÁNGEL RODRÍGUEZ – LUIS ÁLVAREZ CORO DEL TEATRO VILLAMARTA ORQUESTA FILARMÓNICA DE MÁLAGA
JOSÉ MARÍA MORENO, director musical
FRANCISCO LÓPEZ, dirección de escena
Viernes, 27, a las 20 horas y domingo, 29, a las 18 horas THIS IS OPERA LA TRAVIATA
Más información en iopera de LA TRAVIATA.

miércoles, 11 de enero de 2017

IL TROVATORE. ÓPERA EN DIRECTO EL MARTES 31 EN LOS CINES DEL CORTE INGLÉS DE CÁDIZ

El martes 31 de enero, a las 20:15, emitiremos en directo una de las obras más famosas de Verdi desde Royal Opera House de Londres.

 
La primera reposición de la nueva producción de David Bösch, realizado por Richard Farnés y protagonizado por un magnífico elenco encabezado por Dmitri Hvorostovsky, Anita Rachvelishvili, Lianna Haroutounian y Gregory Kunde.
Il trovatore es una de las grandes óperas de la época romántica, una historia de pasión y sangre, amor y venganza en este clásico de Verdi. Nueva en la temporada 2015/16, esta poética y atmosférica puesta en escena del director David Bösch trata la historia de la pasión en el contexto de la guerra.
El fuego y la nieve en el paisaje se hacen eco de la crueldad y el amor de la historia: los soldados y los gitanos se enfrentan, una madre revela un secreto terrible y dos hombres están enzarzados en una lucha a muerte por una mujer. El famoso Anvil Chorus es solo uno de los aspectos más destacados de la música excepcionalmente buena de Verdi, que capta las emociones cambiantes del drama a través de apasionados duetos de amor, ardientes solos y conmovedores coros.

martes, 10 de enero de 2017

SILENCIO

Desde el día 6, está en los cines españoles Silencio, la película de Martin Scorsese sobre la persecución contra los cristianos en el Japón del siglo XVII

 Buena parte de la crítica, tanto católica como secular, está desconcertada con la película, aunque hay consenso en que es una historia compleja, estremecedora, con una extraña belleza, y de efectos a largo plazo: horas y días después de verla, sigue rondando en la mente y el alma del espectador. No es posible olvidarla. En nuestra época de consumo de imágenes no es fácil decir eso.

jueves, 5 de enero de 2017

Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura. AYER EN EL TEATRO REAL CON LA PRESENCIA DE DOÑA SOFÍA.


Ayer se celebró el concierto benéfico de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, compuesta por niños y jóvenes de Paraguay en riesgo de exclusión social cuyos instrumentos están fabricados a partir de materiales de desecho. La cita tuvo lugar ayer 4 de enero en el Teatro Real de Madrid a las 20 horas y vino de la mano de Ecoembes, una organización medioambiental sin ánimo de lucro que promueve la sostenibilidad a través del reciclaje de envases en España.
 Se trata de un concierto que aúna los valores de cultura, educación y reciclaje. La Orquesta de Cateura está formada por niños en riesgo de exclusión social procedentes de un barrio marginal de Asunción (Paraguay) construido sobre un vertedero que demuestran lo que se puede conseguir con ingenio e ilusión. Sus instrumentos están elaborados a partir de bidones, cubiertos, envases de leche o bandejas de horno. Con esta iniciativa, Ecoembes quiere mostrar a la sociedad el poder del reciclaje para generar segundas oportunidades.

LOS JUECES MAGOS


Todos los años, desde hace varias generaciones, ya se oyen por estas fechas frases como: “Cuidado con lo que haces, que los Reyes Magos están mirando desde el Cielo” o “Si no sacas buenas notas, los Reyes te van a traer carbón”. Yo cuando lo oigo siempre me acuerdo del Padre Carlos M. González García Mier, que le tenía gran devoción a los Reyes Magos y siempre que me daba la paz me decía con un cabezazo: “Dios siempre te quiere mucho”.

No sé qué imagen estamos dando de los Reyes Magos a nuestros hijos cuando les decimos que si no obedecen se quedarán sin regalos. Pero si seguimos así, puede que nuestros nietos acaben cambiándole el nombre por el de los “Jueces Magos”. Y es que lo que parece una tontería, puede tener graves consecuencias en la educación de nuestros hijos.

Al desvirtuar la verdadera imagen de los Reyes Magos y atribuirles características de jueces, estamos jugando contra nosotros mismos. Si lo que pretendemos es castigar a nuestros hijos por alguna razón, lo que no podemos hacer es culpar a los Reyes por ello.

Pues en un intento de conseguir autoridad en nuestra casa–o más bien autoritarismo-, se la estaremos atribuyendo a los Reyes. Y eso no es todo. Hay mucho más contenido encerrado en la idea de chantajear con los regalos de los Reyes.

Un mensaje perjudicial que perciben los niños cuando se les amenaza con quedarse sin regalos, es la idea de pensar que sólo son buenas personas quienes más juguetes tienen. Visto así, parece una buena manera de educarlos en el materialismo que se respira en nuestra sociedad de consumo.

Otro mensaje mucho más grave y profundo que reciben al escuchar nuestras amenazas es que una persona no es valiosa por sí misma, sino en función de su comportamiento. De este modo, parece que el cariño de los padres está condicionado por su manera de actuar. Nada más lejos del verdadero sentido de la institución familiar, que debe ser un lugar donde se quiere a la persona por ser quién es y no por lo que pueda ser capaz de hacer en la vida. Un padre o una madre no pueden condicionar el amor hacia sus hijos por su comportamiento. De eso ya se encarga la sociedad competitiva en la que vivimos.

Además, los castigos continuados suelen modificar la percepción que el niño tiene de sí mismo haciéndole pensar que “es malo”. Esa etiqueta le hará repetir las conductas no deseadas por los adultos porque, inconscientemente, ha creído que él es así.

Las amenazas sirven para educar desde el miedo a ser castigado y no desde el consentimiento voluntario del niño. Así, cuando desaparezca la amenaza porque no se ha cumplido, el niño volverá a repetir el mismo comportamiento no deseado. ¿Y qué padre o madre acaba cumpliendo la despiadada amenaza de ponerle a sus hijos un trozo de carbón en el salón de su casa y dejarlo sin juguetes el día de la Epifanía del Señor? Ninguno en su sano juicio.

Sin embargo, en educación existe una regla muy sencilla: Hay que cumplir lo que se dice. Si decimos algo y no lo cumplimos, el mensaje que recibe el niño es claro: “No siempre pasa algo por saltarse las normas”.
Los modelos educativos de la sociedad suelen ser un reflejo del sistema político en el que nos movemos. Sin embargo, a pesar de ser ya varias generaciones las que hemos nacido bajo el amparo de la democracia, a la hora de educar, solemos copiar y repetir patrones antiguos que huelen más a represión y dictadura que a libertad democrática.

No digo con esto que no haya que tomar medidas cuando un niño realiza una conducta que sea perjudicial para sí mismo o para los demás. De ningún modo. Eso sería no educar. Lo que digo es que el castigo como tal, no parece que sea la mejor medida. Para educar en libertad hay que hacer ver a los niños que cada uno es responsable de sus propios actos. Pues la libertad conlleva responsabilidad. Por eso, debemos pensar bien antes de decidir cómo actuar. Porque cada decisión tendrá una consecuencia.

En la vida real, las consecuencias de nuestros actos siempre están relacionadas con las decisiones que hemos tomado. Del mismo modo debería ser cuando educamos a nuestros hijos para prepararles para la vida. Por eso, no tiene sentido que por no estudiar y sacar malas notas el 23 de diciembre, castiguemos a nuestros hijos el 6 de enero. Pues esa medida no es inmediata a la acción y además, no existe una relación lógica entre el acto y la consecuencia.

Si el niño no ha estudiado lo suficiente, tendría más sentido que en vacaciones no pudiera salir porque necesita aprender lo que no estudió durante el primer trimestre. Así, aprendería que si no es responsable para gestionar su tiempo de estudio, sus padres le reducirán las salidas con los amigos y le programarán un horario mucho más intenso que le privará de buena parte de su tiempo libre hasta que aprenda a organizarse sólo.
Pero el 6 de enero vendrán los Reyes, porque los Reyes son magos y al igual que nuestro Señor, quieren a todos -niños, jóvenes y adultos- independientemente de las notas que hayan sacado.
En definitiva, es preferible educar en la responsabilidad, en atención a las consecuencias de nuestras decisiones y no en el miedo al castigo del adulto. Por eso amenazar con los Reyes, no es una manera muy acertada de educar a un hijo. No importa la edad que tenga. Los problemas han de resolverse desde la comunicación y no desde la amenaza.

Pero que nadie se sienta juzgado al leer estas líneas si se ha acordado de que en algún momento usó a los Reyes para educar a sus hijos. Los padres educamos lo mejor que sabemos. Sirva esta reflexión para que las nuevas generaciones aprendamos de alguno de los errores del pasado.

                                         (Juan Andrés Caballero es profesor de Educación Infantil)